Categorías
Blog

Piensos para ganado vacuno

La alimentación animal siempre se considera como un factor fundamental en el rendimiento de una explotación ganadera. La experiencia adquirida por el sector y las recomendaciones de organismos científicos consiguen la fórmula válida para crear unidades saneadas y productivas.

Un tipo de pienso para cada circunstancia

La fisiología de una especie animal no es lo único que determina sus necesidades nutricionales. La variedad de la especie domesticada, los objetivos de recría, cebo o producción de leche y el entorno inmediato influyen en las características que debe tener el forraje para rumiantes en general y ganado vacuno en particular.

El forraje suele comprender las formas del pasto fresco, los piensos compuestos y el pasto seco o ensilado. Los piensos constituyen la parte más completa del aporte nutricional que recibe el animal en los cuidados que le ofrece el ganadero. La cantidad total suministrada debe completar un cuadro básico de elementos esenciales para la vida y salud del animal.

El aporte calórico, la fibra, las proteínas, los hidratos de carbono, los minerales y las vitaminas son básicamente estas necesidades que debe cubrir la dieta del animal. La cantidad de calorías imprescindibles para los mamíferos dependen de la masa corporal de tal forma que se refleja en una fórmula sencilla. El aporte energético debe igualar a la masa corporal elevada a 0,75 según los conceptos clásicos y asentados por Max Kleiber.

En los herbívoros rumiantes de gran tamaño el bajo contenido calórico de las masas vegetales supone una dedicación extendida en el tiempo orientada a alimentación. Las peculiaridades del estómago de estos animales elevan al máximo el rendimiento energético y proteico de los vegetales que sirven de alimento.

En los piensos se suele tener en cuenta la etapa vital de los animales y la estación meteorológica. Para lactancia no se requieren los mismos elementos que para engorde, y en invierno el alimento cambia a como debe ser en verano.

Contribución de los piensos a la reposición de elementos esenciales

La estructura corporal del ganado vacuno debe reponer los elementos que lo integran desde sus materiales más básicos. Con proteínas, hidratos de carbono, fibra, minerales y vitaminas se pueden reponer el armazón elemental de los seres vivos.

Para conseguir un buen pienso compuesto para ganado vacuno suelen usarse granos y cereales diversos, frutos y tubérculos, concentrados de proteínas de origen vegetal, grasas y aceites, oligoelementos minerales y enzimas catalizadoras. Un arsenal de recursos a los que antes del problema de las “vacas locas” se añadían proteínas de origen animal pero que a partir de ese momento han quedado prohibidas.

En los piensos para ganado vacuno tiene importancia el aporte de urea que permite la síntesis metabólica de otras proteínas a partir de elementos básicos de otras.

La fabricación de los piensos compuestos para ganado vacuno pasa por una serie de etapas en las que el control de calidad de las materias primas es el punto de partida. La mezcla adecuada de los ingredientes va a formar una mezcla que incluya los elementos esenciales que antes hemos citado.

La homogeneización, mezcla, humectación, dosificación y acondicionamiento fisicoquímico son fases progresivas que con control especializado termina en un producto listo para envasar y servir.

El pienso compuesto se debe consumir con pasto fresco o pasto seco una vez que se haya ingerido una parte de este mismo material. La posponer la incorporación del pienso compuesto permite una digestión mucho más rápida y satisfactoria además de resultar beneficioso para el animal por un aporte más equilibrado de fibra, proteínas e hidratos de carbono.

La alimentación del ganado vacuno con piensos compuestos favorece la producción ganadera en todas sus especialidades. Está sometida a fuertes controles de calidad y cumple normas europeas .con todas las garantías para el consumidor de leche o productos cárnicos.

El ganadero es quien conoce mejor a sus animales. La vigilancia de la evolución de estado de salud y la producción ganadera termina por descubrir el alcance de las ventajas que una alimentación equilibrada otorgan a una explotación ganadera.

Los comerciales de productos para animales, los veterinarios y los fabricantes de piensos están aliados con el ganadero para ofrecerle el apoyo que en estos asuntos precisa. El trabajo cotidiano en cada explotación ganadera impulsa un sector que abre nuevos caminos con innovaciones bien medidas por el mercado y valoradas por todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *