Categorías
Blog

Transportines para perros


Un objeto para el que siempre aparece una oportunidad que lo hace indispensable

Los recipientes adaptados para el transporte de mascotas son objetos indispensables para aquellos poseedores de animales de compañía. Por razones prácticas y legales esta opción se torna necesidad para emprender un viaje por carretera, un viaje en avión o mismo una simple visita al veterinario.

Suelen ser cajas de material plástico y rígido con capacidad suficiente para albergar con holgura una determinada raza de perros en su interior. El marcado suele dividir el mundo canino en 6 tamaños básicos y cada volumen se adapta a una de estas seis tipologías volumétricas.

El propietario debe asegurarse en el momento de la compra que su perro puede estar completamente erguido en su interior. Que puede descansar en el mismo con comodidad y sobre todo que puede dar vuelta sobre sí mismo para cambiar de posición dentro del habitáculo.

En España 1 de cada 4 hogares cuenta con un perro entre sus miembros. Es casi inevitable que en la vida de un perro se tenga que hacer algún viaje en automóvil. Las normas de la Dirección General de Tráfico requieren que ese transporte se haga con seguridad para el animal y los demás miembros de la familia.

Se trata de evitar distracciones y volúmenes que en un frenazo se transformen en proyectiles sobre los otros pasajeros. La experiencia en accidentes con animales involucrados ha remarcado la importancia de unos criterios básicos de seguridad que las normas legales pretenden garantizar.

Los fabricantes tienen siempre en cuenta estas regulaciones legales en la fabricación de estos transportines para animales. Las normas de tráfico y las condiciones impuestas por las compañías de aviones para el transporte de mascotas son las fuentes habituales. Para subrayar esta adecuación cada fabricante etiqueta convenientemente los productos para señalar bien los méritos del producto en cumplir tales exigencias.

La educación del perro debe incluir las exigencias de viajar con seguridad

Al introducir a un perro de corta edad en un hogar empieza una carrera por adaptar los hábitos diarios del animal al orden higiénico y estético del grupo que lo recibe. Que el animal se acostumbre desde esa tierna edad a viajar en condiciones de seguridad formará un ejercicio básico de aprendizaje en esta fase.

Para el perro el transportin debe convertirse en un espacio familiar para ser usado en situaciones especiales. El animal termina por identificar las condiciones del transporte como una adaptación temporal cómoda y agradable a compartir un vehículo con los demás miembros de la familia. Esta disposición positiva asegura la eliminación de situaciones que puedan representar un riesgo identificable e innecesario.

El transportin adaptado al tamaño del perro ha sido diseñado para minimizar la limitación de movilizar que supone un transporte en un vehículo. Las distintas razas de perros varían mucho en dinamismo corporal y en la vida del perro también va cambiando con la edad. En todo caso siempre va a ser la mejor solución para pasar un rato dentro del interior de un vehículo a motor en marcha.

Los transportines para mascotas son una prolongación del espacio reservado en el hogar para este miembro tan especial. Con unas sencillas pautas educativas terminará por adoptar el comportamiento que se espera para que no se produzcan incidentes previsibles y evitables. Un aliado y colaborador en hacer más agradable la vida familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *